Palestina busca unirse a la CPI

Palestina busca unirse a la CPI
Estás leyendo Middle East, una franquicia internacional de Media. En los últimos años, el mundo se ha mantenido al borde de su asiento ya que la Autoridad Palestina intentó inclinar la balanza de la ocupación israelí al tener su propio asiento en las Naciones Unidas (ONU). La mayoría recordará su intento de convertirse en Estado miembro en la Asamblea General de la ONU, pero solo se le otorgó el estatus de Estado observador no miembro junto con la Santa Sede.

Estás leyendo Middle East, una franquicia internacional de Media.

En los últimos años, el mundo se ha mantenido al borde de su asiento ya que la Autoridad Palestina intentó inclinar la balanza de la ocupación israelí al tener su propio asiento en las Naciones Unidas (ONU). La mayoría recordará su intento de convertirse en Estado miembro en la Asamblea General de la ONU, pero solo se le otorgó el estatus de Estado observador no miembro junto con la Santa Sede. Palestina también fue elegida para convertirse en el 195º estado miembro de la UNESCO, el brazo cultural de la ONU. Los Estados Unidos e Israel trataron de cambiar las cosas al no pagar sus cuotas de membresía en la UNESCO como resultado de la decisión, pero solo terminaron perdiendo sus derechos de voto. Apenas el pasado mes de diciembre, se rechazó una propuesta de creación de un estado palestino en el Consejo de Seguridad de la ONU después de un veto en los EE. UU. Desde entonces, los analistas han estado hablando sobre la posibilidad de que Palestina se una a la Corte Penal Internacional (CPI), para que no se confunda con la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de la ONU.

Esperando responsabilizar a Israel por sus expansiones de asentamientos ilegales y crímenes de guerra, el 2 de enero de 2015, Palestina firmó el Estatuto de Roma, el tratado que fundó la CPI. Israel y los EE. UU. Fueron signatarios iniciales a pesar de tener sus reservas sobre el tratado, pero ambos decidieron no ratificarlo y optaron por no participar. El secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, declaró que se espera que Palestina se convierta en miembro de la CPI a partir del 1 de abril de 2015, a pesar de que muchos esperan que la CPI rechace la solicitud de Palestina.

Entonces, ¿qué pasa después? La CPI confirmó que Palestina solicitó ejercer su jurisdicción sobre los crímenes cometidos en los territorios palestinos de Gaza, Cisjordania y Jerusalén Este desde el 13 de junio de 2014. Ese día fue cuando Israel comenzó una operación masiva de concentración indiscriminada en el Cisjordania, después del secuestro y asesinato de tres niños israelíes. Poco después, Israel lanzó su última ofensiva contra Gaza del 8 de julio al 26 de agosto: Operación Margen Protector. Según la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (UNOCHA), 1, 523 civiles fueron asesinados. Esto es una adición a la expansión de asentamientos ilegales en Cisjordania y Jerusalén Este, un tema que ha sido condenado por la mayoría de las potencias mundiales y la ONU durante años.

Por supuesto, no es tan fácil. Históricamente, la CPI no ha sido realmente proactiva en el manejo de asuntos relacionados con la ocupación de Palestina. Muchos analistas también afirman que la corte estaría más inclinada a juzgar a los líderes de Hamas que a los altos funcionarios israelíes; es una tarea más fácil dado que la mayoría de los países ven a Hamas (o al menos partes de él) como una organización terrorista. Pero si el tribunal decide que los crímenes de Israel son lo suficientemente graves, será necesario llevar a cabo una investigación muy larga y exhaustiva sobre los crímenes y el acusado.Y a diferencia de la Corte Internacional de Justicia, la Corte Penal Internacional no tiene un organismo de aplicación, como una fuerza policial, para implementar las órdenes de arresto de la corte.

Hay muchos otros problemas que podría enfrentar Palestina; esto solo está rascando la superficie. Los Estados Unidos e Israel también han estado trabajando arduamente para deslegitimar y sofocar la situación. En primer lugar, el primer ministro Benjamin Netanyahu congeló la transferencia mensual de Israel de US $ 125 millones en ingresos fiscales a la Autoridad Palestina (AP), lo que significa que la Autoridad Palestina ahora tendrá dificultades para pagar los salarios de miles de trabajadores. Al otro lado del Atlántico, el senador estadounidense Lindsey Graham declaró que los EE. UU. Seguirían obstaculizando las aspiraciones de Palestina de ser un Estado, además de potencialmente recortar sus fondos anuales de $ 400 millones para la Autoridad Palestina.

Aunque las consecuencias que el presidente Mahmoud Abbas y la AP podrían enfrentar son inmensas, el reconocimiento de la CPI podría ser un gran paso adelante para la soberanía y la condición de estado palestino a largo plazo. Es solo una cuestión de cómo se desarrollarán las cosas en los próximos meses ... o años.